Los antecedentes de la inteligencia artificial

Programación

Tokio School | 04/02/2021

La inteligencia artificial (IA) es un conjunto de ciencias, teorías y técnicas que tiene como objetivo imitar las capacidades cognitivas de un ser humano. Los primeros antecedentes de la inteligencia artificial los encontramos en el inicio de la Segunda Guerra Mundial y sus desarrollos están íntimamente ligados a los de la informática, que ha llevado a los ordenadores a realizar tareas cada vez más complejas, que antes solo podían delegarse en un humano.

En este artículo vamos a hacer un repaso por todos los antecedentes de la inteligencia artificial para que puedas ver cómo ha evolucionado y cuáles son las expectativas para todos aquellos que quieran formarse en esta apasionante disciplina. ¿Te vienes?

 

De los inicios hasta los años 60: el nacimiento de una disciplina

El período comprendido entre 1940 y 1960 estuvo fuertemente marcado por el aceleramiento en el desarrollo tecnológico propiciado por la Segunda Guerra Mundial y el deseo de entender cómo se podrán usar las máquinas para aligerar la carga de trabajo de los seres humanos.

Para Norbert Wiener, pionero de la robótica, el objetivo era unificar la teoría matemática, la electrónica y la automatización en una única teoría. Justo antes, Warren McCulloch y Walter Pitts habían desarrollado un primer modelo matemático e informático de la neurona en 1943. Una de las bases de referencia para evoluciones posteriores de la inteligencia artificial como son las redes neuronales profundas (sistemas en auge en la actualidad)

Uno de los primeros antecedentes de la inteligencia artificial lo encontramos en un artículo que Turing publicó en 1950: «Computing Machinery and Intelligence». En este artículo, el científico británico describía un juego de imitación donde un humano debería ser capaz de distinguir en un diálogo de un teletipo si está hablando con un hombre o con una máquina. Además, junto a John Von Neumann, Turing fue padre fundador de la tecnología detrás del concepto de inteligencia artificial, ya que fueron los que formalizaron la arquitectura de los ordenadores contemporáneos y demostraron que se trataba de una máquina universal, capaz de ejecutar lo que se programara en ellos.

Alan Turing (1912-1954) se suicidó dos años después de haber sido sometido a una castración química por ser homosexual. En 2016 el Gobierno Británico pidió disculpas y le exculpó. 

Aunque Turing fue influyente en muchos de los aspectos posteriores, sobre todo, junto a John Von Neumann, el concepto de inteligencia artificial puede atribuirse a John McCarthy, que la define como «la construcción de programas informáticos que se dedican a tareas que actualmente son realizadas de forma más satisfactoria por los seres humanos porque requieren procesos mentales de alto nivel como: aprendizaje perceptivo, organización de la memoria y razonamiento crítico».

 

Antecedentes de la inteligencia artificial: El desarrollo de los años 80.

Otro de los grandes antecedentes de la inteligencia artificial llega en los años 70 con la llegada de los primeros microprocesadores. La puerta se abrió primero en 1965 con Dendral y en 1972 con MYCIN. Dos sistemas que se basaban en un motor de inferencia, que estaba programado para ser un espejo lógico del razonamiento humano. Al ingresar datos, el motor proporcionó respuestas con un alto nivel de experiencia.

Esto provocó promesas de un desarrollo masivo, pero realmente no sería hasta finales de la década de los 80 cuando finalmente se produciría un pequeño boom en la programación para sistemas de IA. No obstante, el mantenimiento y el desarrollo era demasiado costoso y no se obtenían los resultados esperados.

ChipTest, el precursor de Deep Blue, fue desarrollado en 1985 como un proyecto de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh en Pensilvania. No mucho más tarde, en 1.989, tuvo una evolución en Deep Thought, más potente y eficaz.

 

Finales de los 90: Deep Blue

En mayo de 1997 Deep Blue, sistema de IA desarrollado por IBM, gana una partida de ajedrez contra el campeón Garry Kasparov. El funcionamiento de Deep Blue se basó en un algoritmo sistemático de fuerza bruta, donde se evaluaron y ponderaron todos los movimientos posibles.

Las primeras partidas entre Kasparov y Deep Blue se jugaron en 1996, al mejor de 6 y ganó el humano. IBM mejoró la IA y un año después pudo ganarle al campeón de ajedrez.

La derrota de Kasparov es uno de los grandes antecedentes de la inteligencia artificial, sus posibilidades y su posterior desarrollo a partir de la primera década del siglo XXI. Aunque la realidad es que Deep Blue solo había logrado abarcar un aspecto concreto: el de las reglas del ajedrez y todo estaba aún muy lejos de la capacidad de modelar la complejidad del mundo.

 

Big Data: la explosión de la IA

Dos factores explican el nuevo boom que ha sufrido la inteligencia artificial, sobre todo, a partir del año 2010:

  • Acceso a grandes volúmenes de datos. Para poder utilizar algoritmos de clasificación de imágenes y reconocimiento de gatos, por ejemplo, anteriormente era necesario realizar un muestreo por ti mismo. Hoy, una simple búsqueda en Google puede encontrar millones.
  • Alta eficiencia de los procesadores de tarjetas gráficas. Esto permite acelerar el cálculo de los algoritmos de aprendizaje. Lo que antes se tardaba en hacer semanas, con el desarrollo de nuevas tecnologías se ha podido reducir a días, horas o minutos gracias a la capacidad de procesamiento de los nuevos sistemas.

¿De dónde vino este milagro? Un cambio de paradigma completo de los sistemas. El enfoque se ha vuelto inductivo: ya no se trata de codificar reglas, sino de dejar que las máquinas las descubran solas por correlación y clasificación, sobre la base de una cantidad masiva de datos: Big Data.

Entre las técnicas de aprendizaje automático, el aprendizaje profundo parece ser el más prometedor para varias aplicaciones.

De repente, de la noche a la mañana, una gran mayoría de equipos de investigación recurrió a esta tecnología que, actualmente, cuenta con una gran cantidad de beneficios. Este tipo de aprendizaje también ha permitido avances considerables en el reconocimiento de textos, pero todavía queda un largo camino por recorrer para producir sistemas de comprensión de textos.

 

¡Fórmate en inteligencia artificial!

Ahora ya conoces un poco de la historia y los antecedentes de la inteligencia artificial. Como has podido ver es un campo más antiguo de lo que piensas y las nuevas tecnologías ofrecen un gran abanico de opciones y caminos que aún quedan por descubrir. Una disciplina apasionante y para qué es necesario formarse bien, acudiendo a los mejores centros y a los mejores profesionales.

Conoce la propuesta de Tokio School y prepárate para convertirte en el profesional del futuro con el curso de Especialización en Inteligencia Artificial. Rellena el formulario y solicita información ahora. ¡Te esperamos!

Recibe información gratis sin compromiso

¡Te preparamos!

Los antecedentes de la inteligencia artificial


También te puede interesar...