Portada » Noticias » Paola García: “En España no somos de apoyar a la mente con una idea distinta, sino más bien de catalogarla como persona rara”
Compartir

Paola García: “En España no somos de apoyar a la mente con una idea distinta, sino más bien de catalogarla como persona rara”

Paola García: “En España no somos de apoyar a la mente con una idea distinta, sino más bien de catalogarla como persona rara”

Paola García es ingeniera de Telecomunicaciones, CEO y cofundadora de la empresa Chefly, embajadora para mujeres en Campus Madrid, miembro de Women TechMakers, mentora en Technovation Challenge y coautora del libro Women in tech.

Pero más allá de esta carta de presentación, la invitada de nuestra Tokio Talk es de esas personas que transmite su pasión, sus ganas y su ilusión porque las cosas pueden hacerse de otra manera. Dice que “una simple frase en el camino puede cambiarlo todo”.  Y vaya que sí puede… Después de leer lo que hemos hablado con Paola García en nuestras Tokio Talks lo entenderéis.

Eres ingeniera de telecomunicaciones y desarrolladora de software, ¿de dónde viene tu interés por el sector tecnológico?

De pequeña me gustaba observar los aviones y quería saber qué era lo que les hacía funcionar. Además, en mi casa crecí con la tecnología y siempre la vi de forma muy natural porque mi padre es ingeniero y siempre estábamos haciendo inventos.

Trabajabas en la Cátedra de Telefónica I+D como programadora, pero decidiste salir de tu zona de confort e irte fuera, ¿por qué?

Entrar en Telefónica fue como un sueño. En cambio, cuando empecé a trabajar hubo cosas que hicieron replantearme mi vida profesional y tomé la decisión de apostar por mis ganas de seguir aprendiendo y de conocer mundo.

Me fui a Irlanda donde trabajé con un chico americano con el que aprendí que era posible perseguir la excelencia y formar a la vez un equipo en el que todos éramos iguales. En España, muchas veces, nos ven a los programadores como simples ejecutores y solo valoran al manager del producto cuando en realidad el resultado obtenido ha sido siempre gracias al trabajo de todo el equipo. En este país, además, descubrí cosas que me abrieron mucho la mente. Allí, por ejemplo, no se paga nada de cuota de autónomo hasta que no se facturan 40 mil euros al año.

A tu vuelta decidiste montar la startup Chefly…

El proyecto en sí surgió estando en Irlanda. Como trabajaba desde casa tenía tiempo para cocinar y comencé a subir a Facebook algunas de mis recetas. Tuvieron mucho éxito y la gente me pedía que cocinara para ellos. Lo pensé y me dije ya que soy experta en tecnología voy a crear una plataforma de economía colaborativa para que puedan pedir comida a verdaderos chefs.

Al principio, no tuvimos el éxito esperado por lo que empezamos a trabajar en conocer qué era lo que más necesitaba el usuario. Así, surgió una línea de negocio orientada a los eventos que a día de hoy es una de las más importantes para nosotros.

“En Irlanda aprendí que era posible perseguir la excelencia a la vez que formábamos un equipo en el que todos éramos iguales”

Colaboras y participas en diversos eventos de desarrolladores, ¿qué supone para ti ser miembro de Women Techmakers  y mentora en Technovation Challenge?

Hasta antes de ser madre no entendía muy bien por qué se hacían eventos solo para mujeres. Pensaba que era algo negativo y que lo que teníamos que hacer era unirnos chicos y chicas. En cambio, cuando tuve a mi hija me di cuenta del problema existente.

Cuando mi hija tenía ocho meses el líder de los Google Developer Groups me invitó a participar en un congreso en Berlín. Yo acepté diciéndole que me llevaría a mi hija porque estaba dándole el pecho. Y ellos aceptaron sin problema. A partir de ese momento, muchas personas me agradecieron mi actitud porque al verme tomaron la decisión de llevarse también a sus hijos a eventos y a presentar sus conferencias con ellos en brazos. Las empresas españolas deberían promover la diversidad permitiendo cosas como esta.

Tokio Talk Paola García

Paola García con su hija en brazos mientras imparte una conferencia. Fuente: @ggarciapaola.

¿Cómo promover esta diversidad de la que hablas?

Tenemos que educar a las empresas para que cambien su estructura interna y logren que una persona diversa, que no encaje en el sistema de producción que ellos tienen en mente, se acabe sintiendo cómoda. Hay que decirle a las empresas que tienen que cambiar la manera en la que tratan a sus trabajadores porque hay estudios que demuestran que España es uno de los países en el que tenemos jornadas laborales más largas y en el que menos productivos somos.

La diversidad se ha puesto “de moda” no porque, en mi opinión, éticamente las empresas se hayan dado cuenta de que es cierto que hay que apoyar a las mujeres, sino porque existen numerosos estudios que demuestran que tener equipos de trabajo con personas diversas mejora la productividad y eficiencia.

“Numerosos estudios demuestran que tener equipos de trabajo con personas diversas mejora la productividad y al eficiencia”

Además de diversidad, también se habla mucho de flexibilidad y conciliación laboral en las empresas…

Así es, pero esas son tan solo dos medidas de las muchas que deben aportar las empresas a sus trabajadores. Muchas entidades se están acostumbrado a una eficiencia incorrecta, en mi opinión, basada en intentar que se automatice en exceso y en trabajar muchas horas. Se les olvida que todos somos personas y debemos trabajar en un ambiente en el que nos sintamos cómodos. Tienen que empezar a aceptar que cado uno puede pensar de una manera diferente a la alta dirección.

En España sigue existiendo una mentalidad muy cerrada sobre el trabajo en remoto. Hay que escuchar a los trabajadores y no tenerlos como personas autómatas o programables, pero creo que son cambios culturales y tardarán en llegar.

Eres embajadora de la diversidad en Open Source Weekends, ¿qué te gustaría lograr con este proyecto?

Mi objetivo es que cuando mi hija tenga 18 años y tenga que elegir a qué dedicarse escoja lo que verdaderamente quiere. Es decir, que no se sienta mal por escoger algo que pertenece a una minoría o que no sea menos valorada por ser mujer.

¿Has tenido alguna experiencia en la que te hayas sentido infravalorada por ser mujer?

Nos contactaron cinco inversores de Silicon Valley y me llamó la atención que después de realizar una presentación junto a mi socio en la que me presenté como directora del proyecto, se dirigieron en todo momento a él. Prefirieron tratar con un hombre que con una mujer a pesar de que ambos somos socios. Son anécdotas pequeñas que te pasan en el día, pero que te hacen ver lo que hay en el mundo.

“Muchas entidades se están acostumbrado a una eficiencia incorrecta, en mi opinión, basada en intentar que se automatice en exceso y en trabajar muchas horas. Se les olvida que todos somos personas y debemos trabajar en un ambiente en el que nos sintamos cómodos.Tienen que empezar a aceptar que cada uno puede pensar de una manera diferente a la alta dirección”

Este ámbito también se asocia con ciertos estereotipos asociados a ser friki, ¿qué le dirías a quienes aún siguen pensando eso?

Le diría que tiene miedo a lo desconocido. A mí me encanta la tecnología y la aplico en muchos ámbitos de mi día a día y no me considero friki. Hay gente que me dice «no pareces el prototipo de persona desarrolladora». Y eso es lo que tenemos que quitarnos de la cabeza, no debe de haber ningún prototipo.

¿Estamos preparados en España para afrontar cambios tecnológicos?

En España no estamos preparados culturalmente para estar a la cabeza del liderazgo tecnológico. No somos personas que apoyemos a la mente que tiene una idea distinta, sino que somos más de encajar en la normalidad y de tachar a esa persona como rara en vez de creer en ella. Tenemos que estar abiertos a nuevas ideas y a las cosas que se hacen en el extranjero, no porque sean mejor o peor sino para aprender.

¿Cómo podría hacerse hincapié desde la educación en las nuevas salidas profesionales que surgen?

En el sistema educativo español tienen que cambiar muchas cosas para dejar a las personas explotar todo su potencial. No hay que encasillar a los niños que quieren salir de lo considerado normal. Muchas familias con hijos de altas capacidades deciden educarlos en casa porque la educación en este país se basa en hacer algo repetitivo.

Participo como mentora de niñas e imparto charlas a estudiantes de diferentes ciudades en Campus Madrid para que conozcan este sector tecnológico. A mí me hubiese encantado tener estas oportunidades cuando estudiaba. Una simple frase en estas conversaciones puede hacer cambiar muchas cosas.

“No hay que encasillar a quienes quieren salir de lo considerado normal. En España somos más de clasificar a alguien como raro que de apoyar la idea distinta que aporta”

Varias de las mujeres protagonistas del libro «Women in tech». Fuente @ggarciapaola

Cada vez más profesionales recurren a la formación online, ¿qué beneficios crees que tiene esta forma de estudiar?

La formación online hace que te sientas parte de una red o comunidad en la que diferentes personas desde cualquier parte del mundo pueden estar estudiando lo mismo que tú y, por otro lado, puedes adaptar tu ritmo a lo que tú necesites. Es muy eficaz y creo que va a ser el futuro. Las universidades a nivel mundial tal cual están van a desaparecer en ámbitos como el tecnológico. Tendrán que adaptarse a que los profesores se graben en video y a que el alumno vaya únicamente a la universidad a resolver sus dudas.

¿Qué consejo le darías a alguien que esté pensando en dedicarse al mundo tecnológico?

Les diría que sean ellos mismos, se formen un montón, aprendan de los demás  y no hagan caso a personas que le digan que no valen por su género. Lo que yo he aprendido es que si de verdad tienes pasión por algo vas a triunfar en ello y vas a ser feliz.

“Las universidades a nivel mundial tal cual son a día de hoy van a desaparecer en ámbitos como el tecnológico”

¿Hacia dónde crees que evolucionará el sector tecnológico?

La inteligencia artificial es la siguiente revolución como lo fue internet en su día y va a cambiar mucho las reglas del juego. El machine learning es muy interesante, pero creo que lo que realmente va a revolucionar todo es el deep learning. Se han dado cuenta cómo funcionan las neuronas de nuestro cerebro y están aplicando algoritmos a las máquinas que simulan la manera de comportarse de los humanos

Mucha gente tiene miedo a que todo esto cambie las reglas del juego y seamos más robots que personas. Pero tenemos que entender que la tecnología bien aplicada ayuda mucho a la gente.

Para finalizar, ¿por dónde pasan tus próximos pasos?

Seguiré en la comunidad tecnológica con los Google Developer Group o los meetups. Además, estoy realizando una labor divulgativa sobre mis investigaciones en altas capacidades y asperger en mi canal de Youtube.

Google tiene una tecnología que permite estudiar los genes y ha firmado un acuerdo con una asociación de autismo para realizar el proyecto Google Genomics. Quiero aprender mucho sobre este concepto de neurodiversidad porque me parece muy interesante.

“La inteligencia artificial es la siguiente revolución como lo fue internet en su día y va a cambiar mucho las reglas del juego”

Solicita información gratuita.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en