| Back Up Blog |
Tokiers

Todo lo que debes saber sobre las TIC, TAC y TEP en la Educación

Transformación digital

Redaccion | 31/05/2024

¿Sabías que en la era digital que vivimos las herramientas tecnológicas están revolucionando la educación? Las más conocidas son las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación). No obstante, no son las únicas impulsoras de esta transformación educacional. Las TAC (Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento) y las TEP (Tecnologías para el Empoderamiento y Participación); son herramientas que desempeñan un papel igualmente importante.

En este artículo analizaremos sus principales diferencias y características profundizando en sus ventajas e inconvenientes dentro del aula. ¡Vamos allá!

¿Cómo son las TIC en la metodología educativa?

Dentro de las instituciones educativas, las TIC se configuran como todo el aprovechamiento tecnológico que mejora la calidad de enseñanza dando un mayor dinamismo a la interacción de los estudiantes con la materia. Algunos de estos recursos tecnológicos podrían ser la utilización de aplicaciones, imágenes didácticas, vídeos, presentaciones simultáneas, libros digitales, etc.

En todo caso, con el uso de las TIC, la implicación de los alumnos en el proceso didáctico es mucho mayor en comparación a los métodos educativos tradicionales.

Así pues, permiten acceder también a canales de comunicación sin límite físico ni temporal, como son los chats, foros, videoconferencias en directo; que, usados con otras herramientas, como el correo electrónico, editores de imágenes… permiten alcanzar aún más, una mayor interacción.

¿Se puede no usar las TIC en el contexto escolar? En algunos casos, se puede pensar que no hacer uso de ellas supone no estar al día en la cultura digital, aunque lo ideal sería optar por el método tradicional y el digital. Veamos a continuación cuáles son sus ventajas y desventajas respectivamente:

¿Cuáles son las ventajas de las TIC en la educación?

  • La primera de las ventajas es que consiguen mejorar la concentración, al ser más visuales, y facilitan la compresión. De esta forma, logran aumentar el interés de los alumnos lo que le permite adquirir los conceptos con una mayor rapidez. El aprendizaje se vuelve más práctico y, por tanto, se refuerza lo aprendido.
  • Se busca que el alumno sea más flexible y autodidacta. Con el uso de las tecnologías, el alumno puede formarse a distancia, yendo a su propio ritmo organizando sus hábitos de estudio y optimizando su tiempo.
  • Ayudan a cuestionarse la veracidad de la información. Las TIC, permiten acceder rápidamente a variada información, pero también a la posibilidad de contrarrestarla. También, ayudan al intercambio de pensamientos, incitando a debatir con otros alumnos de cualquier lugar.
  • Mayor fluidez pregunta respuesta. La comunicación entre el profesorado y el alumnado puede realizarse desde cualquier lugar, momento y de forma inmediata.
  • Fomentan el trabajo colaborativo. Con el acceso a contenidos online se mejora el aprendizaje, los alumnos pueden consultar otras fuentes y recursos rápidamente; al mismo tiempo que comparten la información.
  • Facilitan nuevos métodos de aprendizaje. El profesorado puede introducir nuevas metodologías de enseñanza, fomentando el dinamismo en las clases y mejorando por lo tanto los recursos académicos.

Por otra parte, veamos cuáles son las desventajas.

Desventajas de las TIC en el ámbito educativo

  • La implementación de las TIC en una era puramente digital implica el desarrollo de competencias digitales. De forma que tiende a existir una brecha digital mayor.
  • Fáciles distracciones y ausencia de atención. El uso de la tecnología supone un arma de doble filo ya que abre un acceso ilimitado de recursos. Las redes sociales, chats… pueden dispersar la información e impedir que se estudie de forma continua.
  • Pérdida de otras habilidades como la escritura. El razonamiento de ejercicios o exponer argumentalmente un tema, pueden verse menoscabados dentro de los entornos digitales. Además de las habilidades sociales y la comunicación directa que se reducen considerablemente.
  • Exceso de información falsa. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), el 68,7% de la población entre 10 y 15 años dispone de teléfono móvil, siendo su principal medio de acceso a internet.
  • Sin embargo, esta universalización no va acorde al desarrollo del sentido crítico y muchos alumnos no distinguen una noticia falsa de una verdadera o simplemente se quedan con el titular o la imagen.
  • Pérdida del anonimato personal. A veces se exponen de forma involuntaria datos de alumnos lo que puede traer peligros asociados a los ciberdelitos. Un ejemplo podría ser el compartir fotos con desconocidos, direcciones de residencia, etc.
  • El acoso escolar puede derivar en acoso digital. Que las clases giren alrededor de un entorno virtual no quiere decir que no pueda existir un ambiente de acoso escolar. Esto puede ocurrir con una falta de asertividad y un mal uso de las herramientas tecnológicas.
  • La relación física entre el profesorado y el alumnado se reduce. El proceso de aprendizaje puede llegar a ser más distante siendo un obstáculo para el desarrollo personal y educativo del estudiantado.

Por otra parte, cuando las Tecnologías de la Información y la Comunicación se aplican dentro del aula en relación con los procesos de aprendizaje hablamos más en profundidad sobre lo que se conoce como las TAC.

¿Qué son las TAC?

Las TAC, que significan Tecnologías del Aprendizaje y Conocimiento, asocian directamente el uso de las TIC a un contexto formativo, estudiando sus posibilidades dentro de la educación.
Previamente a su implementación lo habitual es que se planteen cuestiones como las siguientes:

  • ¿Cómo son las aulas de las que dispone la institución educativa?
  • ¿Es necesario implementar algún equipamiento para optar a un entorno digital?
  • ¿Qué los alumnos adquieran competencias digitales en qué les favorecerá?
  • ¿Cuáles son las necesidades del profesorado de cara a lograr los mejores objetivos de enseñanza en sus alumnos?

Conocer las respuestas a estas preguntas es un básico de cara a elaborar un proyecto TAC.

Además, para implementar estas tecnologías de forma exitosa es obvio que el centro precise de una buena planificación y gestión de sus recursos.
Ahora bien, que mejor manera de entender en qué consisten que mostrando algún ejemplo.

Ejemplos de las TAC en la educación

Uno de los ejemplos más sencillos de TAC en el aula, y conocido por todo el mundo, sería la exposición de una clase a través de diapositivas utilizando programas como el PowerPoint. O también usar el paquete Office, solicitando trabajos/redacciones realizadas a través de Word, o gráficos y tablas comparativas con Excel.

Otros ejemplos más específicos y adaptados según para que institución educativa serían los siguientes:

  • Uso de un sistema de gestión de aprendizaje o LMS (en inglés, learning management system). Se trata de un software instalado en un servidor web que sirve para administrar y distribuir actividades de formación no presencial. Este sistema permite a los profesores organizar y administrar el contenido del curso a la par que realiza un seguimiento del progreso de cada estudiante. Lo interesante de este sistema es que las actividades se realizan de forma asincrónica. No es preciso que el profesorado y su alumnado no participen a la vez, cada uno participa en su tiempo, desde cualquier lugar y distancia.
  • Utilización de recursos digitales interactivos como un juego educativo diseñado a priori para estudiantes de edad determinada o también vídeos didácticos que muestran atractivamente los contenidos a enseñar.
  • En relación con el LMS visto en el primer punto, también es interesante la implementación de herramientas de evaluación online que permite al alumno saber de forma inmediata sus resultados y conocer así sus progresos y dónde debe mejorar.
  • Diseño de un EVA (Entorno virtual de aprendizaje). Se trata de un sistema, sitio web o plataforma donde se crean comunidades virtuales y donde, al igual que el LMS, permite a los estudiantes acceder a contenidos y clases, haciendo que el proceso de enseñanza sea más dinámico.

Estas herramientas tecnológicas son válidas siempre que complementen al material didáctico elaborado por docentes y no viceversa.

El uso de estos recursos digitales requiere de una adaptación a esta tecnología tanto por parte del alumnado como del equipo docente, siendo importante una reflexión responsable para su mejor uso; de ser así, se recogen algunos beneficios como una mayor predisposición al aprendizaje.

Por otra parte, otras de las tecnologías que aporta al proceso educativo en las aulas son las TEP. Veamos en qué consisten exactamente.

¿Qué son las TEP?

Las TEP, Tecnologías para el Empoderamiento y la participación, se centran en las posibilidades de la web 2.0 que permite a los usuarios interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido. La principal ventaja de esta tecnología es que se fomenta el espíritu crítico y la participación entre el alumnado.

Con la introducción de las TEP en el aula, se consigue que el estudiantado se anime a dar su opinión y genere ideas en respuesta a casos concretos.

De nuevo, es esencial que el equipo docente participe de manera consciente y constructiva en las aulas, fomentando la interacción social y la autonomía de cada estudiante. Su labor no solo pasa por lograr un aprendizaje colaborativo, sino también, que el alumnado comprenda la realidad de los contenidos y tenga una visión crítica.

Algunos ejemplos de TEP son los siguientes:

  • Elaboración de un blog de aula en el que cada estudiante elabore artículos en relación con un tema, compartiendo los contenidos con otros alumnos/as y puedan aportar su opinión.
  • Uso de plataformas de vídeo en la que puedan subir trabajos propios y proyectos multimedia. Por ejemplo, la creación de un canal de Youtube puede ayudarles a compartir sus ideas a la par que potencian sus habilidades audiovisuales.
  • Creación de podcast, en los que compartir experiencias, opiniones y fomentar sus habilidades sociales.
  • La utilización de diarios en línea que ayudan a documentar paso a paso las fases del aprendizaje del estudiante y que pueda así reflexionar sobre sus progresos.

Como hemos visto, con el uso de las TEP se promueve la interacción entre estudiantes, docentes y se crea la opción de poder generar grandes comunidades en las que compartir los conocimientos.

El alumnado con su participación en estas plataformas desarrolla sus habilidades comunicativas y colaborativas que le servirán de ayuda en su futuro profesional.

En todo caso, es importante que las necesidades educativas se satisfagan previamente, sin que sea la educación la que se adapte a estas nuevas tecnologías. Desde Tokio School nos importa la calidad de la formación y estamos a la última en educación tecnológica. No queremos que te vayas sin antes echar un vistazo a nuestra formación digital en tecnología. No dejes escapar la oportunidad de poder dedicarte a un sector con amplias salidas profesiones y consúltanos cualquier duda que tengas.


También te puede interesar...