Historia del videojuego Donkey Kong

Videojuegos

Juan Gómez | 09/06/2021

Donkey Kong, el videojuego archiconocido de Nintendo lleva entre nosotros nada más y nada menos que más de cuatro décadas. Creado en 1981 por la compañía nipona, con una trama simple y divertida, el videojuego funcionó muy bien en la época. Su éxito, probablemente se debió a la facilidad del juego y a sus dos personajes más característicos: el gorila gigante, Donkey Kong y el Jumpman (hombre saltarín) Mario. Para conocer las claves de su diseño toca ahondar en todos los intríngulis de su historia. ¿Estás preparado/a? ¡Allá vamos!

Shigeru Miyamoto: el diseñador novel de Donkey Kong

 

Los comienzos de Miyamoto en Nintendo fueron tempranos con apenas 24 años, en parte se debió a la amistad de su padre con Hiroshi Yamauchi, el presidente de la compañía por aquel entonces. Comenzó realizando labores de pintado de paneles de máquinas arcadia y posteriormente como diseñador gracias a su formación en Diseño Industrial.

Una de sus primeras colaboraciones fue en el diseño del videojuego arcade, seguidamente del juego Radar Scope. Este juego tendría aceptación mesurada en Japón, sin embargo, Nintendo se esforzaba en ampliar sus horizontes introduciéndose en el mercado de videojuegos en Norteamérica, fracasando estrepitosamente, con un montón de unidades sin vender lo que casi provoca el quiebre de la compañía.

Es aquí, en 1981, cuando en un intento de remontar la pérdida, a Yamauchi no le queda otra que confiar en el talento del hijo de su amigo, Miyamoto, y en su ingeniero jefe Gunpei Yokoi, para que realicen un nuevo juego arcade que pueda funcionar fuera de los límites nipones.

¿y cuál crees que sería?, ¡claro, Donkey Kong!

Popeye y Olivia con La Bella y la Bestia: inspiraciones para Donkey Kong

Obtener la inspiración para el diseño de los personajes no fue tarea sencilla para nuestro novel diseñador. Por su cabeza pasaron multitud de opciones, sin embargo, decidió inspirarse en el mundo del cómic echando la mirada a los famosos personajes de Bruto, Popeye, y Olivia y a la espinita que tenía clavada Nintendo de no haber conseguido la licencia los personajes para su videojuego.

Ante esto, con una leve transformación de los personajes, pero manteniendo su carácter, Popeye pasaría a ser Mario, Olivia Pauline y Bruto se convertiría en un simio poco malvado y repulsivo.

Donkey Kong, el videojuego del género de plataformas con un triángulo amoroso entre un gorila, un carpintero, y una chica

Como anécdota, decir que en sus comienzos en Donkey Kong, Mario tenía la profesión de carpintero. Posteriormente en Mario Bros, se transformaría en fontanero; y en el juego Wrecking Crew, ejerce de demoledor. Sin lugar a duda, el personaje de videojuegos con más empleos, un pluriempleado de arriba abajo.

Del mismo modo, también fueron inspiraciones para Miyamoto, la historia de La bella y la Bestia y la película de 1933 de King Kong. Algo que se aprecia en el comportamiento del gorila que se muestra receloso de tener a la guapa Pauline, lo mismo que le pasaba a King Kong.

Donkey Kong fue el primer videojuego en donde la formulación de la trama precedió a la programación, en lugar de ser añadida en el último momento de forma simple y escueta, sin interés, como se había hecho hasta el momento.

Donkey Kong: un nombre con gancho para la industria norteamericana

Como ya sabemos, Miyamoto tenía grandes esperanzas para su nuevo proyecto, pero no tenía el conocimiento suficiente sobre habilidades técnicas como para programarlo por su propia cuenta. Pero esto no era problema para nuestro diseñador, ayudándose la experiencia de varios técnicos, entre ellos, Yokoi —a pesar de la dificultad que suponía su configuración—, consiguieron programar finalmente de forma exitosa el videojuego.

El juego, de primeras, no cayó bien entre los miembros de Nintendo en América, lo consideraban muy diferente a los videojuegos de la época de laberintos y disparos. Sin embargo, las técnicas comerciales propulsaron el gancho del nombre de los protagonistas del videojuego para incitar la curiosidad del público.

En un principio, el título propuesto por Miyamoto fue Monkey Kong, sin embargo, el deseo de un nombre en inglés, propició su nombre como Donkey Kong, (tonto Kong), haciendo al simio más entrañable y desenfadado.

Del mismo modo, el personaje inicialmente nombrado Jumpman, se renombraría como Mario, en referencia a Mario Segale, el propietario del almacén de Nintendo en Redmond. También, la damisela en apuros, sin nombre inicial establecido pasaría a llamarse Pauline.

En cuanto a la apariencia de los personajes, pues resulta que las propias limitaciones técnicas definieron su diseño. Así pues, a Mario en vez de ponerle una sonrisilla, algo difícil de conseguir, se le coloca un bigote de disimulo, y, como eran no capaces de animar su cabellera, se le introduce una gorra. Su vestuario exagera los movimientos, para que fueran más visibles, de ahí que se le pintasen las mangas de azul y llevase unos guantes blancos. ¡Simple, pero funciona!

Pauline, se transforma en Fay Wray (la protagonista de King Kong), como gancho publicitario en el merchandising y en el diseño de la cabina de juego. En cuanto a Donkey Kong, que decir, un simio de los pies a la cabeza, con cara y cuerpo de gorila tozudo.

Conocidos sus protagonistas, veamos como es el modo de juego.

Donkey Kong, el pionero videojuego de plataformas

El género de videojuegos de plataformas, nace en 1981 con Space Panic y nuestro querido juego Donkey Kong. Su nombre de plataformas, se debe a que en él se emplea la gravedad, escaleras y saltos para moverse a través de las plataformas que flotan a lo largo de la pantalla. Algo muy distinto a lo corriente de la época, como con Pac-Man, en donde prima la perspectiva cenital, es decir se ve el juego desde arriba, casi como un plano aéreo y la gravedad no existe.

Donkey Kong se divide en cuatro zonas o plataformas que representan cada una de ellas unos veinte cinco metros de altura de un edificio. En la cima, que se encuentra a cien metros de altura, está la meta, y en ella se encuentra Pauline, preparada para ser rescatada.

En cada una de estas zonas existen diversos obstáculos. Por ejemplo, en la zona nº. 1, Jumpman, que es el jugador, debe escalar una construcción formada por siete pisos, aquí la dificultad radica en que las vigas y muros están torcidos _pesadilla para cualquier arquitecto_. Y no termina ahí la cosa, mientras intenta escalar, Donkey Kong se lo pone difícil lanzando barriles, bolas de fuego etc.

Otra de las zonas interesantes es la N.º. 3, en donde Mario sube y baja por unos ascensores mientras evita más bolas de fuego y objetos varios que rebotan. El juego se presta de lo más divertido, dentro de su género, puesto que las zonas se combinan para hacer fases aumentando dificultad, aquí por ejemplo Donkey tira barriles a diferente velocidad, aparecen bolas de fuego más ardientes y rápidas… toda una maravilla lograda con únicamente cuatro tipos de pantallas.

No es de extrañar que el juego hubiese sido muy popular, ¡porque vaya si enganchaba!

De Donkey Kong a Mario Bros

Donkey Kong logró un rotundo éxito en 1982, con un total de 60.000 unidades vendidas y una recaudación de 180 millones de dólares.  El éxito fue tal para Miyamoto que le llevó a seguir trabajando desarrollando secuelas del videojuego como Donkey Kong Jr. (1982) y Donkey Kong 3 (1983). Los tres videojuegos de esta serie serían adaptados a la consola Nintendo Entertainment Systema y la pórtatil Game& Watch.

El éxito de Donkey Kong, evidentemente también puso a Nintendo en una posición privilegiada dominando el mercado de los videojuegos durante la década de los ochenta y los noventa.

La última colaboración de Miyamoto en el diseño de juegos de arcade tomó de nuevo al hombre saltarín, pero esta vez nombrado como Mario y con un hermano, llamado Luigi. El videojuego no sería otro que el Mario Bros.

En este juego, Mario luciría su particular peto y bigote, haciendo esta vez de fontanero. Su trabajo, y dinámica de juego sería recorrer la red subterránea de tuberías de aguas, tipo laberinto, en la ciudad de Nueva York, haciendo sus oportunas reparaciones. A pesar del éxito modesto del juego en su lanzamiento de 1983 en Japón, hoy en día es considerado uno de los juegos clásicos más memorables. ¿Quién nunca ha jugado a Mario Bros? y ¿a Donkey Kong?

 

Hemos llegado al final de este apasionante recorrido por la historia de Donkey Kong. Si tú, al igual que nuestro querido Miyamoto deseas diseñar un videojuego que atraviese fronteras y siga gustando a día de hoy, o simplemente, tienes alma de diseñador/ra de videojuegos, no nos queda más que animarte a consultar nuestro curso en Diseño de Videojuegos. ¡No esperes más y empieza con ello!


También te puede interesar...